Pals; entre playa y montaña.

Girona
Pals; entre playa y montaña.

Pals es un pequeño pueblo de la Costa Brava que desprende encanto por doquier. Es pequeño, bonito, histórico y con aires góticos y medievales.

A un paso de Pals podemos encontrar calas preciosas, con sus aguas claras y cristalinas y, a su vez, prados y bosques frondosos por los que realizar excursiones impresionantes.

Sin lugar a dudas, este pequeño rincón ubicado en el Bajo Ampurdán es digno de conocer y admirar.

En Somrurals te ofrecemos casas rurales de ensueño en las que poder disfrutar de unos días de descanso, desconectar de la rutina y disfrutar de excursiones tan magníficas como la visita a Pals.  Tu alojamiento te permitirá reconectar contigo mismo, sentir en primera persona la belleza en estado puro que irradia la naturaleza del mar y la montaña y recargar tus pilas para enfrentar, de nuevo, la vuelta al día a día.

¡Reserva ya tu casa rural en Somrurals y disfruta de la vida!

Un poco de historia…

La Costa Gerundense es una de las zonas del mediterráneo en la que la Edad Media tuvo una gran importancia y dejó sus huellas más profundas. Sus diferentes municipios amurallados, sus castillos, sus palacios e iglesias románicas y góticas son pruebas irrefutables de ello.

Los primeros documentos históricos que existen y que hacen referencia a Pals, datan del siglo IX, época en la que se construyó el castillo, en el año 889. Y, aunque no existe ningún tipo de vestigio de la época romana, el nombre de Pals proviene del latín Palus, que significa “zona pantanosa”.

Cuenta la leyenda, reforzada por algunos historiadores, que Cristóbal Colón, cuando zarpó en busca del nuevo mundo, no lo hizo desde Palos de la Frontera, como oficialmente se cree. Sino que llegó a estas hermosas tierras para iniciar su nueva aventura desde el pequeño y hermoso puerto de Pals… ¿Es verdad? ¡Quién lo sabe! Pero si fuera cierto, las vistas que dejaron atrás aquellos marineros valientes debieron de ser, sin duda, un gran aliciente para volver algún día.

¿Qué ver?

Visitar Pals es toda una experiencia, por ello, desde Somrurals, te recomendamos que dediques un día entero a disfrutar del paisaje, a sentir los susurros de la historia acariciándote en tu visita, y a recorrer cada calle, sendero y camino con el que te cruces.

El casco histórico de Pals está situado en una colina que, a sus pies, se rodea de llanuras. Originalmente eran zonas pantanosas y de ahí que el nombre del pueblo, como hemos explicado antes, fuera Pals. Pasear por las estrechas callejuelas te llevará a descubrir lugares inolvidables dignos de admirar.

Como, por ejemplo, la muralla, que data del siglo XII- XIV y en la que se conservan cuatro torres de planta rectangular y abiertas al interior del recinto y con bóveda de cañón.

El castillo, o lo que queda de él, es también de obligada visita. Actualmente se conserva la torre del homenaje, dos puentes en arco rebajado y la base donde se construyó la capilla. El resto, a día de hoy, es la residencia privada de la familia Pi y Figueras.

La Torre del homenaje es de planta circular y data del siglo XI y XIII. Su altura es de 15 metros y fue construida sobre roca natural. Es conocida como la torre de las horas ya que, cuando se derribó el castillo en el siglo XV, se colocó en ella un campanario gótico por el que se regían los horarios del pueblo.

También hay que visitar la Casa de Cultura Ca la Pruna, con diferentes exposiciones, la iglesia de Sant Pere o las tumbas de la calle Mayor, ya que se han ido encontrando sepulturas por todo el pueblo y, precisamente éstas, datan de la época visigótica, anteriores al año 1000.

¿Cómo llegar?

Si se quiere acceder a Pals desde Girona, el trayecto es de aproximadamente 40 minutos. Hay que coger la carretera local hasta la C-255 y desviarse por la C-66 en dirección Palamós. Entonces, coger la salida GI-652. En ese momento, ya empezaremos a encontrar indicaciones hacia el casco urbano de Pals.

Si queremos hacer nuestra visita a este encantador pueblo desde Torroella de Montgrí, la distancia es de, aproximadamente, unos 15 minutos. Se accede por la carretera de Palafrugell C-31 que nos llevará directamente al casco urbano de Pals.

La naturaleza y el paso del tiempo son capaces de brindarnos auténticos tesoros que se van esculpiendo, poco a poco, con el pasar de los años. Los vestigios que hoy en día quedan para nuestro disfrute son puras joyas por descubrir.  Que nos enriquecen como personas y nos permiten darle el valor que se merece cada pequeño hito de historia de cada nuevo lugar que visitamos.¡Reserva tu casa rural con Somrurals cuanto antes y aprovecha tu estancia para visitar este be

Alojamientos cercanos